DestacadasYucatán

Piden moderar consumo de sal para prevenir complicaciones de salud

sal_hta

Consumir una mayor cantidad de sal de la recomendada contribuye a presentar presión arterial elevada, uno de los principales factores de riesgo para ataques al corazón y cerebrales

Mérida, Yucatán, 19 de marzo del 2021.-La sal tiene un papel importante en la alimentación y también se usa a gran escala para la conservación de alimentos; sin embargo, su abuso puede ser nocivo para la salud, por lo que la Oficina de Representación Yucatán del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) hace un llamado para evitar su consumo en exceso.

La coordinadora de Prevención y Atención a la Salud del IMSS en Yucatán, doctora Flor Rodríguez Melo, indicó que consumir una mayor cantidad de sal de la recomendada contribuye a presentar presión arterial elevada, uno de los principales factores de riesgo para ataques al corazón y cerebrales, al igual que otros problemas de salud que incluyen insuficiencia renal, osteoporosis, obesidad y Alzheimer.

En promedio, una persona consume alrededor de 10 gramos de sal diariamente. En nuestro país se estima que es de entre 10 y 15 gramos de sal al día. Mientras que la cifra recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de menos de cinco gramos o menos de una cucharadita al día.

La recomendación para menores de entre dos y 15 años es que consuman incluso una cantidad menor de sal que ésta, que deberá adaptarse a sus necesidades energéticas para el crecimiento.

La especialista señaló, que un exagerado consumo de sal puede ser riesgoso, sobre todo en personas mayores de 40 años de edad, pues podría provocar hipertensión arterial.

Frente a los síntomas de la hipertensión –dolores de cabeza, zumbido de oídos, mareos repentinos-, es muy importante consultar con el médico, así como cambiar algunos hábitos alimenticios y eliminar la sal de la dieta.

Hoy en día, los alimentos elaborados en el mercado contienen la cantidad de sal añadida para conservarlos y mejorar su sabor, por lo que se recomienda evitarlos o consumirlos esporádicamente.

Al condimentar los alimentos se pueden usar otros ingredientes como el ajo, cebolla, chile, limón, epazote, pimienta, canela, orégano, cilantro, perejil y sazonadores libres de sal.

Así como moderar la ingestión de productos que se conservan por medio del salado –bacalao, cecina, embutidos, alimentos enlatados, aceitunas, por mencionar algunos-, así como mariscos, botanas, salsa de soya e inglesa, catsup y demás aderezos comerciales.

Con el tiempo, el sentido del gusto se adapta a las comidas con poca o nada de sal, aunque al principio resulte difícil acostumbrarse, finalizó la especialista.

Yucatán Independiente